Titulares:

La Ciudad de México tiene numerosos y atractivos espacios para leer

La Ciudad de México ofrece espacios y ambientes para todos los gustos y para los que aman tener la nariz en las blancas hojas de los libros, la capital mexicana ofrece una serie de lugares para leer.

Ubicada en el Eje 1 Norte, Mosqueta, esquina con Aldama, colonia Buenavista, la biblioteca Vasconcelos fue inaugurada hace poco más de 10 años, en mayo de 2006 y fue diseñada por el arquitecto mexicano Alberto Kalach; es uno de los recintos bibliotecarios modernos de mayor reconocimiento internacional.

El recinto cuenta con un acervo de más de 600 mil obras que van desde libros, discos compactos de música y video, así como revistas y periódicos tanto para consultar en las salas como para préstamos domiciliarios, la biblioteca está rodeada por un jardín de 26 mil metros cuadrados en donde viven casi 60 mil ejemplares de 168 especies de plantas.

Ello, aunado a un área de consulta y referencia con más de 400 computadoras con acceso a Internet, salas multimedia, espacios para los niños, áreas para ciegos y débiles visuales, entre otros espacios, este espacio abre de lunes a domingo de 8:30 a 19:30 horas.

Con un mural pintado por el pintor ruso, Vlady, concluído en 1982, la biblioteca Miguel Lerdo de Tejada es un remanso de paz para los interesados en temas económicos. El recinto está bajo el resguardo de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

Ubicada en la calle República de El Salvador, en el Centro Histórico de la Ciudad de México, esta biblioteca cuenta con un mural de más de dos mil metros cuadrados en donde se refleja la historia de las revoluciones en el mundo, y aún cuando está enfocada en temas económicos, entre sus repisas también descansan obras literarias de gran valor como "Los de Abajo", de Mariano Azuela.

El espacio, que abre sus puertas de lunes a viernes de las 9:00 a las 17:30 horas, cuenta además con un Fondo Reservado de seis mil impresos que datan de la época virreinal.

Con 16 mil metros cuadrados distribuídos en 12 pisos, la Biblioteca Central de la Universidad Nacional Autónoma de México es un recinto que además de albergar un buen número de títulos, representa una obra arquitectónica de gran valor, su fachada central realizada por el arquitecto mexicano Juan O´Gorman consta de cuatro mil metros cuadrados con mosaicos de colores que en su conjunto conforman el mural Representación Histórica de la Cultura.

Ubicada en el circuito interior de Ciudad Universitaria, la biblioteca, que tiene cuatro muros que plasman la cosmovisión prehispánica; así en el muro norte se puede apreciar una escena de la fundación de México Tenochtitlan y códices náhuatl, mientras que del lado sur está enfocado en plasmar el pasado colonial y la unión de las culturas europeas e indígenas, mientras que al poniente se hace alusión a la máxima casa de estudios.

La Biblioteca México vio pasar entre sus muros una fábrica de tabaco, la detención de José María Morelos y Pavón en 1815 y fue escenario de la Decena Trágica en 1913. Después, en 1946, fue transformado para dar cabida a la vida cultural capitalina.

La biblioteca se sitúa en el corazón de la capital mexicana, en la Plaza de la Ciudadela, y abre sus puertas de lunes a viernes de 8:30 a 19:30 horas, cuenta con acervos de autores como Carlos Monsiváis y Alí Chumacero, así como una importante hemeroteca.

Aún cuando las bibliotecas albergan entre sus paredes espacios silenciosos para entrar en la magia de los libros, hay quienes prefieren disfrutar de todas las historias con la luz del día y con el viento en la cara, por lo que el Audiorama, ubicado dentro del Bosque de Chapultepec, puede ser una buena opción, los lectores pueden encontrar en las entrañas de la capital mexicana un espacio de paz con música armoniosa y cómodas bancas, todo ello, con un buen número de árboles como espectadores.

NOTIMEX, ENLACE RADIAL, 15-06-17.