Enlace Radial

Enlace Radial

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Aliquam eleifend eleifend adipiscing. Quisque purus tellus, volutpat ut luctus eu, egestas quis nibh. In molestie dignissim lacinia. URL del sitio web: http://www.gavick.com

Aleks Syntek cancela su show en El Plaza Condesa

 

Las empresas Westwood Entertainment y AC Shows anuncian que su show, de este miércoles 20 de septiembre, será re-agendado debido a los desastres ocasionados por el sismo de ayer

 

CIUDAD DE MÉXICO.

 

El musico yucateco Aleks Syntek canceló su concierto de hoy en El Plaza Condesa debido al desastre que ocasionó en la zona y en la ciudad el sismo de ayer, según lo anunció en las redes sociales las empresas organizadoras Westwood Entertainment y AC Shows.

 

"Será reagendado hasta nuevo aviso", se lee mediante un comunicado que agrega "a nombre del equipo de Westwood Entertainment y AC Shows externamos nuestra solidaridad con las personas y familias afectadas por este suceso, esperando poder llevarles este concierto en un mejor momento para nuestra ciudad". 

 

 

Excélsior/Enlace Radial, 20-09-17

FRENTES POLÍTICOS Excélsior

*I. Presentes. Luego de encabezar la ceremonia por el 32 aniversario de los sismos de 1985, el presidente de la República Enrique Peña Nieto, viajó al mediodía a Oaxaca para supervisar la entrega de ayuda humanitaria a familias damnificadas por el temblor del pasado 7 de septiembre en Chiapas y Oaxaca. En el trayecto se enteró del sismo de 7.1 grados que sacudió a la Ciudad de México y de inmediato regresó. El coordinador  nacional de Protección Civil, Luis Felipe Puente, dio aviso al Presidente de lo sucedido. Al llegar a Los Pinos, Peña Nieto se reunió con el Comité Nacional de Emergencias con la presencia de los integrantes del gabinete de seguridad. El momento demandó acciones rápidas y efectivas. En 1985 la inmovilidad presidencial de Miguel de la Madrid fue criticable. No es el caso.

 

*II. Uno para todos. En la Cámara de Diputados Jorge Carlos Ramírez Marín, presidente de la Mesa Directiva, ordenó que se desalojara el recinto legislativo ante la situación de emergencia sufrida por el terremoto de ayer. El legislador pidió mesura y estar al pendiente de las labores de ayuda emprendidas por el Estado. En tanto, las Fuerzas Armadas realizaron un despliegue inmediato sobre las zonas más afectadas. Se instaló el Plan México. Pese a lo ocurrido, funcionarios de todos los niveles y los ciudadanos se dispusieron a colaborar para realizar labores de rescate. Miguel Ángel Mancera, jefe de Gobierno de la CDMX, ordenó declarar estado de Emergencia para que “puedan llegar sin obstáculos los apoyos que se requieran”. Juntos somos más.

 

*III. Blandito. El sismo tocó el corazón de Donald Trump. A diferencia del terremoto del 7 de  septiembre, cuando el mandatario estadunidense tardó varios días en externar a nuestra nación “su pesar”, esta vez su reacción fue inmediata. “Que Dios bendiga al pueblo de México”, escribió en Twitter. Hasta ahora, no se ha visto la participación de Trump ante la desgracia de México, es  hora de que lo haga. Al menos, ya se solidarizó con el país: “Estamos con ustedes y estaremos

allí para ayudarlos”. La comunidad internacional ya está enviando ayuda humanitaria. Sería un buen momento para limar asperezas diplomáticas con EU. No lo desaprovechemos.

 

*IV. Los costos. Para enfrentar lo ocurrido con el sismo de ayer, el país cuenta con seis mil 035 millones 987 mil 256 pesos en el Fondo Nacional de Desastres Naturales. Adicionalmente, tiene contratado un instrumento denominado Bono Catastrófico Fonden 2017, a través del cual podría tener acceso a 360 millones de dólares más. El bono tiene el objetivo de potenciar los recursos del Fonden para fortalecer su capacidad de respuesta

financiera para la reconstrucción de infraestructura federal, estatal y municipal afectada por sismos y huracanes. El gobierno mexicano podría utilizar, en un inicio, 150 millones de dólares del bono para financiar

la reconstrucción de infraestructura dañada por sismos. Esperemos que ese dinero no llegue a manos equivocadas.

 

*V. Nueva era. Antonio Echevarría rindió protesta como gobernador de Nayarit para el periodo 2017-2021. Se comprometió a que nadie estará por encima de la ley y se castigará a quienes robaron al pueblo. Señaló que comienza un nuevo tiempo para el estado. “A partir de este momento seré un gobernador que luche por todos, que vea a todos y que construya con todos”, advirtió. “El gobierno debe beneficiar a todos. Jamás el gobierno volverá a lucrar con el dinero público. El gobierno ya no será visto como un coto de poder con privilegios para unos cuantos”. El discurso suena bien, pero no hay nada nuevo. Esperemos que no sólo se indague en la corrupción de su antecesor, sino que en verdad se castigue a los responsables.

 

 

 

 

Excélsior/Enlace Radial, 20-09-17

ARSENAL DE FRANCISCO GARFIAS

Y regresó el espíritu del 85…

¡Abran…! ¡Abran!”, pedía a gritos el legislador duranguense, Ismael Hernández Deras, al tiempo que jalaba con desesperación los encadenados barrotes de la puerta del Senado que se ubica Reforma, casi esquina con París.

Su angustia aumentó, como la de muchos de los que estábamos allí, con el desprendimiento de una pesada losa cuadrada de la fachada del edificio.

El ruido que produjo sonó como un aviso de que la mole de concreto se podía venir abajo en cualquier momento.

Gritos, desesperación, rostros asustados y, otra vez, la súplica ¡abran! coreada ya por decenas de gargantas.

  • Cuando la tierra comenzó a moverse, el reportero se encontraba en el llamado Patio del Federalismo, en charla con Carlos Puente, coordinador del Grupo Parlamentario del PVEM.

A unos pasos, el priista Hernández Deras daba una entrevista que suspendió con la primera sacudida.

Los dos hablaban mal del panista Ricardo Anaya y exigían aclarara lo que ya aclaró:

Que la empresa Manhattan Master Plan Development no está en un terreno baldío y que los que la compraron no pertenecen a la clase media baja.

El movimiento arreció. ¿Está temblando? Preguntó el Senador. “Sí, eso les pasa por andar hablando mal de Anaya”, bromeó el reportero.

Lejos estaba de imaginar la dimensión de la tragedia.

Anoche iban 149 muertos y contando.

  • Por la misma escalera que da a avenida Paseo de la Reforma bajaba, aflojándose la corbata, Emilio Gamboa, coordinador de los senadores del PRI. Traía la cara descompuesta.

Lo seguía, no menos espantado, su hombre en materia de comunicación: el doctor Héctor Lie. Los dos también se quedaron momentáneamente atorados en el lugar.

La tierra seguía moviéndose y los candados en su lugar.

Desde el pie de la escalinata, donde se agolpaba la gente que quería salir de la Cámara alta, los muros del edificio se veían grandes, amenazadores, terroríficos.

“Esto se nos puede venir encima”, pensó el reportero. La gente que estaba allí atorada se hacía la misma pregunta ¿por qué diablos no abren?

El crujir de los edificios de cristal, ubicados en ese tramo de Reforma, abonaban al momento de terror.

Nadie salió por esa puerta. Cuando dejó de temblar, un guardia hizo señales al grupo de que la salida era por la calle de París. La masa de gente empezó a moverse hacia donde le indicaban. Iba ya más tranquila.

  • La calle era un hervidero cuando abandonamos el Senado. Banquetas, camellones y glorietas fueron tomadas por la asustada gente. Nos pidieron seguir dos pancartas para alejarnos de una eventual fuga de gas o un derrumbe.

Una decía Pleno. Otra Hemiciclo.

Vox populi dijo primero que era un sismo de 6.7 grados. “El epicentro fue en Puebla”, aseguraban.

No pasó mucho tiempo sin que corrigieran el dato. Por el altavoz que coordinaba a empleados del Senado se informó que el temblor fue de 7.1 grados y que el epicentro se ubicó en Morelos.

  • Los senadores que estaban en el inmueble fueron todos a dar a la banqueta de Reforma. Unos a otros se mostraban los videos con edificios que colapsaban y el infaltable “estuvo cabrón”.

Una trágica coincidencia era motivo de plática. Ayer fue 19 de septiembre de 2017. En esa misma fecha, pero 32 años antes, ocurrió el terremoto que mató a más de 10 mil personas en la Ciudad de México. Eran tiempos del fallecido presidente Miguel de la Madrid, quien vivió con el estigma de su tardía reacción. Ese 19 de septiembre de 1985 me encontraba en París. Era corresponsal de este diario en Francia.

Lo recuerdo bien. Acababa de regresar de una conferencia de prensa que ofreció el entonces presidente de Argentina, Raúl Alfonsín, de gira por Francia, cuando recibí en mi casa-oficina una llamada del colega Roberto Vizcaíno para darme la noticia.

Las versiones que corrían entonces eran las alarmantes. Se hablaba, incluso, de la desaparición del Puerto de Acapulco.

  • Un dato que me devuelve la fe. En el recorrido que ayer hicimos nos pudimos dar cuenta de que, otra vez, se produjo una cadena de solidaridad entre los mexicanos.

Chavos y chavas, hombres y mujeres de todas las clases sociales se lanzaron a la calle para ayudar a los damnificados y limpiar las zonas dañadas ladrillo por ladrillo. Igualito que en 1985.

En las redes sociales las propuestas de ayuda se multiplicaron. Se formaron brigadas, las empresas y hospitales ofrecieron servicios gratis, compañías telefónicas dejaron de cobrar.

Ése es el México nuestro, no el de la violencia, la inseguridad, la delincuencia y la corrupción.

Es el México que no se deja vencer por terremotos y huracanes que nos han castigado de más. La naturaleza se ha ensañado con nosotros. Pero tenemos un país más grande que sus problemas.

  • En la acera de Reforma nos encontramos al panista Juan José Rodríguez Prats, voraz lector, buen orador, parlamentario de excepción. El que salía con Brozo en el extrañado Mañanero, el que se ponía unos agarrones frente a las cámaras con el buen Rafa Cardona.

El otrora senador azul venía con expresión de tristeza, con el alma apachurrada y la indignación a flor de piel. “¿Qué fumas? ¿Qué pócima tomaste? ¿En qué país vives?” Preguntaba al aire.

Parecía que recitaba.

Por allí se escuchó “sólo esto le faltaba a Peña”.

Juan José reaccionó espontáneo: “Estamos obsesionados con el supuesto autoritarismo del Presidente. No hay tal. Lo que tenemos es una falta de liderazgo, un gobierno débil…”.

Junto a este reportero estaba Luis Sánchez, flamante coordinador del grupo parlamentario del PRD en el Senado.

El perredista guardó un prudente silencio cuando Rodríguez Prats destrozó el nivel de diputados y senadores de la actual legislatura,  mofándose de la propuesta del Frente Ciudadano por México de que el Senado de la República nombre al secretario de Gobernación.

¿Eso viene en su programa, no? preguntó a Luis Sánchez, quien sólo asintió.

 

 

 

Excélsior/Enlace Radial, 20-09-17

ITINERARIO POLÍTICO DE RICARDO ALEMÁN

Temblor semanal. ¡Todos a prueba!

No, cuando hablamos del temblor semanal no intentamos una ironía de mal gusto, sobre todo cuando cientos de mexicanos están de luto y millones viven los estragos de la tragedia.

Lo que buscamos es llamar la atención a una realidad terca que —por razones naturales—, coloca al centro del país y a la capital mexicana en el corazón de las zonas sísmicas más activas del continente.

Por eso —por la recurrencia sísmica de CdMx—, tanto autoridades federales como capitalinas —por un lado—, y los ciudadanos en general —por el otro—, no solo se deben preparar de manera permanente para responder a los eventos telúricos crecientes, sino que el Estado todo está a prueba.

1.- Están a prueba, por ejemplo, los legisladores y partidos políticos de todos los signos, quienes para salir de la ausencia en la tragedia deben revisar y reforzar los protocolos de Protección Civil, sobre todo ante las nuevas tecnologías de comunicación, como redes y digitales.

Deben regular, por ejemplo, que al momento de una emergencia como la de ayer, de inmediato y en automático se suspende el cobro de peaje en autopistas urbanas, en el servicio de transporte público y privado; se establece la gratuidad en hospitales privados y se suspende el cobro de luz, gas y agua. Además, las empresas de telefonía celular y de internet deberán habilitar torres de transmisión emergente, gratuitas, para garantizar que ciudadanos y servicios de emergencia aseguren la intercomunicación.

2.- Están a prueba tanto políticos como partidos, empresas inmobiliarias, constructoras y autoridades capaces de revisar y reforzar los reglamentos de construcción y las sanciones para quienes las incumplan.

Y es que muchos de los casi 50 inmuebles que se derrumbaron y la mayoría de los que resultaron severamente dañados, no solo no cumplieron con los reglamentos de construcción posteriores al 19 de septiembre de 1985, sino que nunca fueron sacados del mercado para no representar un riesgo para los ciudadanos. De inmediato, los legisladores deben poner manos a la obra y cambiar los estándares de construcción. Un cambio en ese reglamento salva vidas.

3.- Están a prueba el gobierno de CdMx, la Asamblea Legislativa y los jefes delegacionales; todos incapaces de revisar y retirar cientos de inmuebles en ruinas que son un riesgo latente. Además, muchos jefes delegacionales se han llevado millones de pesos al bolsillo, al otorgar permisos de construcción, cuyas edificaciones no cumplen con los reglamentos constructivos apropiados para una zona sísmica como la que enfrenta la capital del país. ¡¿Hasta cuándo esa corrupción que quita vidas?!

4.- Están a prueba las instituciones educativas públicas y privadas que solo revisan las instalaciones escolares luego de los terremotos, pero no de manera preventiva. ¿Quién revisó, por ejemplo, la calidad constructiva y la resistencia antisísmica de las escuelas que se derrumbaron en Ciudad de México? ¿Nada aprendieron de la caída de las instalaciones de la Ibero? La indolencia en escuelas resulta intolerable.

5.- Si estamos de acuerdo en que una emergencia como la provocada por el terremoto de ayer es un evento extraordinario, deben ser igual de extraordinarias las medidas de prevención.

Por ejemplo, obliga un protocolo para establecer un vocero único, sea del gobierno estatal o federal, para garantizar información veraz y combatir los rumores; se deben establecer protocolos para el uso del automóvil durante la emergencia, para atenuar el caos en vías y facilitar la labor de los cuerpos de seguridad; reglas para el uso de redes sociales capaces de evitar rumores y noticias falsas.

6.- Nadie duda que lo mejor de México y de los mexicanos aparece en los peores momentos. Sin embargo, tampoco existe un protocolo para la organización social en momentos de tragedia como la que vivimos ayer.

Es decir, toda la fuerza social que de manera espontánea se despliega en momentos de tragedia, debe ser optimizada para lograr un mejor resultado. Para ello se requiere un manual que haga posible una mejor organización, un protocolo para establecer las prioridades, una jerarquía elemental y, sobre todo, el reparto de tareas.

De igual manera se debe contar con acceso inmediato a las novedades tecnológicas para hacer más eficientes las labores de rescate. Un ejemplo lo vimos ayer cuando las autoridades de protección civil descartaron personas sepultadas de algunos derrumbes, gracias al uso de “pistolas térmicas”, que detectar el calor corporal metros debajo de los escombros.

No, no intentamos una ironía al sugerir que debemos acostumbrarnos al temblor semanal.

Y es que si bien no se puede predecir y contener a la naturaleza, sí se pueden prevenir sus efectos negativos.

Al tiempo.

 

 

 

 

Milenio Diario/Enlace Radial, 20-09-17

Suscribirse a este canal RSS