Enlace Radial

Enlace Radial

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Aliquam eleifend eleifend adipiscing. Quisque purus tellus, volutpat ut luctus eu, egestas quis nibh. In molestie dignissim lacinia. URL del sitio web: http://www.gavick.com

Versión estenográfica del mensaje del senador Roberto Gil Zuarth, presidente de la Mesa Directiva del Senado de la República, durante la visita de la embajadora de Estados Unidos de América en México, Roberta Jacobson.

SENADOR ROBERTO GIL ZUARTH: Muy buenas tardes tengan todos ustedes.

Señora Embajadora Roberta Jacobson, sea usted bienvenida al Senado de la República.

Le damos la más cordial bienvenida al diputado Jesús Zambrano Grijalva, Presidente de la Cámara de Diputados.

Distinguidos funcionarios de la Embajada de los Estados Unidos de América en nuestro país:

Funcionarios de la Secretaría de Relaciones Exteriores.

Bienvenidos todos al Senado de la República.

Este encuentro, inédito en muchos aspectos, tiene como propósito principal dar la bienvenida a nuestro país a una diplomática destacada, gran conocedora de la realidad mexicana, sensible a la importancia y desafíos de nuestra relación bilateral y también hay que decirlo, muy cercana a México y a Latinoamérica.

Desde el Senado de la República hemos seguido con interés sus posiciones en el proceso de confirmación y, sobre todo, la congruencia política y personal que a lo largo de su carrera diplomática, ha demostrado en torno a los asuntos relevantes de la región y de nuestra compleja agenda común.

Reconocemos, señora embajadora, el papel que usted jugó en el proceso de normalización de las relaciones entre Washington y La Habana. Es, sin duda, uno de los mayores logros diplomáticos del Presidente Obama, porque recupera hacia el futuro el valor del diálogo y de la política en el objetivo de la estabilidad justa y duradera en nuestro hemisferio.

Ha sido usted una fuerte impulsora de la cooperación y la responsabilidad compartida en los temas de seguridad, tal y como lo demostró en su impulso a la Iniciativa Mérida.

Nos motiva la perspectiva optimista que usted tiene sobre el potencial binacional de crecimiento económico: conoce bien el TLC o NAFTA; cree firmemente en que el comercio y la seguridad no tienen por qué ser mutuamente excluyentes; ha resaltado en diversos momentos la profundidad de las reformas económicas emprendidas por nuestro país y las enormes oportunidades que pueden crearse con la apertura de nuevos mercados.

Es, usted, una audaz promotora de los beneficios de nuestra relación: una amiga de México que convoca, una y otra vez, a trabajar juntos; una amiga de México a la que le damos la cordial bienvenida a nuestro país.

Nuestra relación es estratégica. Ningún país en el mundo tiene un impacto tan directo y crítico para el bienestar futuro de México y de los mexicanos como el que tiene Estados Unidos.

Los trágicos atentados del 11 de septiembre de 2001 hicieron de la frontera una cuestión de seguridad nacional para los Estados Unidos, pero también un desafío económico y también de seguridad para México.

Cada vez que se cierra nuestra frontera, los problemas se agravan en México y también en Estados Unidos.

La migración, el narcotráfico, los flujos comerciales, la inversión y las cadenas compartidas de valor, entre otras, nos recuerdan, todos los días, que lo que sucede en uno u otro lado del Río Bravo, tiene efectos en ambas naciones, y dada nuestra asimetría, muy probablemente esos efectos se sienten con mayor fuerza e intensidad en el lado mexicano de nuestra común realidad.

Los mexicanos debemos dejar atrás la esquizofrenia de una posición titubeante en la relación bilateral, construida a partir de la retórica chovinista y los reflejos antiimperalistas, animada por esa desconfianza que hace imposible aprovechar los beneficios de la vecindad.

Y así como México debe dejar atrás los recelos que han contaminado nuestra comunicación y entendimiento, Estados Unidos debe reconocer que en el mapa de su diplomacia no hay relación bilateral más importante para la prosperidad y para la seguridad de la nación, que su relación cotidiana con nuestro país.

México y Estados Unidos debemos aceptar, con todas sus implicaciones, que somos dos naciones profundamente integradas en lo económico, en lo social, en lo cultural, y en la medida de nuestro empeño y claridad de objetivos, también en lo político.

Nuestras dos naciones convergen impulsadas por flujos comerciales de 1.4 mil millones de dólares al día: 1 millón de dólares cada minuto.

Seis millones de empleos en Estados Unidos dependen directamente del comercio con México.

Nuestras cadenas de proveeduría están integradas: 40% de las exportaciones mexicanas hacia Estados Unidos contienen insumos provenientes de los Estados Unidos.

Hay más de 18 mil empresas estadounidenses en México.

Estados Unidos es la segunda nación hispano-parlante, mientras que México es la casa del mayor número de estadounidenses residiendo fuera de su país.

Lo que más se consume en Estados Unidos durante el Súper Bowl es aguacate, guacamole y totopos de maíz. El evento deportivo más visto en México, con más seguidores, es precisamente esa final del fútbol americano.

Rivalizamos en el soccer y nos encontramos paradójicamente en el apoyo a los equipos de fútbol americano.

Como ciudadano de frontera que fui, puedo asegurar que compartimos espíritu emprendedor, valores, sueños y la esperanza de que ningún muro va a dividir lo que la vida diaria mantiene unido.

Nuestra relación goza de buena salud, señora Embajadora.

La última década ha sido una de las mejores en nuestra historia diplomática.  Las relaciones de nuestros gobiernos son buenas y constructivas, con niveles altos de intercambio, cooperación y confianza.

Estamos aprendiendo, poco a poco, gradualmente, el lenguaje de la corresponsabilidad. Esto no quiere decir que no existan diferendos o discrepancias en ambos lados de la frontera.

Tampoco quiere decir que no existan entre nosotros dificultades de concepción de lo que una nación significa para la otra.

Nuestra buena relación implica un terreno fértil para hacer de Norteamérica una región competitiva, integrada y segura. Ese ideal de prosperidad regional inició hace 22 años con el TLC y recientemente se ha renovado con la apuesta audaz del TPP.

El TLC, como bloque comercial, representa una cuarta parte del Producto Interno Bruto mundial. Sí, así como se escucha, la región de Norteamérica, desde Alaska hasta Chiapas, genera el 28% de la riqueza del mundo.

Por eso, más que abrir el debate sobre el TLC, más que hablar de renegociar ese tratado  y abrir la caja de Pandora, debemos hacer del TPP el instrumento de actualización de nuestra competitividad regional, de nuestra integración comercial y, por supuesto, del bienestar económico y social de las tres naciones norteamericanas.

Octavio Paz escribió alguna vez que México y Estados Unidos habían tenido una relación tortuosa en gran parte, cito, “porque los mexicanos no sabemos hablar y los estadounidense no saben escuchar”.

México debe hablar de la amenaza que se asoma en el horizonte con el discurso demagógico, nativista, proteccionista, aislacionista y xenófobo que vemos en la elección presidencial de aquel país.

Y Estados Unidos debe escuchar las razones, la evidencia, sobre los riesgos que este discurso puede generar en la relación bilateral, pero sobre todo en su propia convivencia.

En el Senado, somos conscientes de que hablar claro no significa intervención en el proceso electoral presidencial o legislativo de los Estados Unidos.

No lo hemos hecho en el pasado ni lo empezaremos a hacer en el 2016.

Hablar, por el contrario, es erradicar los mitos y las percepciones sesgadas de mexicanos y estadounidenses sobre lo que nuestra vecindad implica y sobre nuestros comunes intereses.

Hablar es persuadir, desde la ética que vence a la mentira, a los millones de ciudadanos que en noviembre van a decidir sobre el futuro de su país, pero también sobre nuestro futuro compartido de ambas naciones.

Hablar es reivindicar la dignidad de México y de los mexicanos frente a quien ha usado a México y a su diáspora, indocumentada o con estatus legal, como piñata político-electoral.

Hablar es decir claramente que no podemos respetar a quien públicamente dice no respetarnos.

Señora Embajadora, amigas y amigos:

Tenemos juntos que demostrar, a ciudadanos de uno y otro país, que esta relación tiene un impacto diario y directo en sus vidas, que da resultados, que abona a nuestro bienestar.

Construir, desde Washington y desde la Ciudad de México, una narrativa de política pública que le hable a nuestros ciudadanos y les demuestre lo mucho que nos jugamos unos y otros en esta relación.

Hacer, quizá, el mayor esfuerzo político y diplomático del que se tenga registro en nuestra historia, porque nunca habíamos tenido tantos riesgos compartidos, pero tampoco tantas oportunidades para superarlos.

Defender nuestros lazos, nuestra amistad, nuestro futuro. Defender, subrayo, nuestra amistad y esta es la razón, señora Embajadora,  por la cual el Senado de la República le brinda este recibimiento, porque confiamos en la amistad con los Estados Unidos y también confiamos en al digna representación a su cargo.

Por su atención, muchísimas gracias.

Comisión de caso Nochixtlán se reunirá con Procuradora próximo jueves

Los integrantes de la Comisión de Seguimiento a los Hechos Ocurridos en Nochixtlán, Oaxaca, recibirán el próximo jueves a la titular de la Procuraduría General de la República (PGR), Arely Gómez González, para analizar lo sucedido el pasado 19 de junio en esa ciudad.

El encuentro tiene como objetivo conocer el estado y avances en las investigaciones, así como abundar con mayor detalle en los elementos que dieron a conocer el subsecretario de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación (Segob), Roberto Campa Cifrián, y el comisionado nacional de la Policía Federal, Enrique Galindo Ceballos.

En conferencia de prensa conjunta con Campa Cifrián, la senadora Mariana Gómez del Campo, quien encabeza la Comisión, precisó que en una reunión privada realizada hoy se evaluaron las condiciones de los policías lesionados y su categorización también como víctimas.

En ese sentido, aseguró que hacen todo lo necesario para tener estas reuniones cuanto antes, así como contar con todos los elementos para rendir el informe antes del 31 de agosto.

Recordó que de acuerdo al reporte previo, el primer lesionado por un arma de fuego en Nochixtlán fue un policía federal y “tras las agresiones se dispuso la intervención de elementos armados de la Gendarmería, cuyas armas que ya se encuentran a disposición de la PGR”.

"La cifra exacta son 94 policías heridos, 34 de gravedad. Nos compartió Enrique Galindo que algunos tenían dedos amputados, extremidades quemadas. De los 174 elementos había armados 32", refirió.

Además, resaltó que la PGR investiga la participación en los hechos de seis o siete organizaciones civiles en Nochixtlán que no tienen que ver con el movimiento magisterial.

A su vez, Campa Cifrián hizo un recuento de la situación que enfrentaba el estado de Oaxaca semanas y meses previos a lo ocurrido.

Destacó que por indicaciones del secretario de Gobernación, "hemos estado en Nochixtlán a partir de la primera semana de julio. Los acuerdos a los que hemos llegado con la comunidad, con los representantes de Nochixtlán básicamente se enfocaron en primer lugar en la atención de las personas que fueron heridas”.

Resaltó que se trabaja en una serie de acciones de apoyo psicológico a la comunidad y las personas heridas, así como en las tareas de atención a víctimas, “es un programa integral que comienza con los reembolsos de los gastos de los familiares de víctimas mortales y los gastos médicos de las personas que resultaron heridas”.

“Estamos trabajando también con la comunidad en un programa integral, una mesa de infraestructura para atender una serie de problemas, una serie de realidades que nos permitan cambiar esta zona de la Mixteca y particularmente la realidad de Nochixtlán”, subrayó.

Además, dijo, se instaló una mesa denominada “Mesa Jurídica” que encabeza la PGR, la cual trabaja también con la comunidad y con el responsable de la investigación, que es el director general de Averiguaciones Previas de la PGR, que permitió la comunicación con la gente y facilitó el desahogo de la actuaciones ministeriales.

Finalmente, resaltó que además se atendieron de manera especializada 65 personas civiles, de éstas 52 estuvieron directamente en los hechos y 13 son familiares que de manera indirecta se vieron afectadas.

"Tenemos 15 personas heridas de bala, algunos todavía tienen alojados los proyectiles en el cuerpo; 17 que fueron atendidas de manera especializada en ortopedia y traumatología; 13 por afecciones oftalmológicas; cuatro por otorrino, 10 por lesiones dentales”, añadió.

Luis Eduardo Aute se recupera de un infarto en un hospital

 

El cantautor español de 72 años permanece hospitalizado en Madrid y por petición de su familia no se hará público ningún parte médico

MADRID.

El cantautor español Luis Eduardo Aute está ingresado en un hospital de Madrid tras sufrir un infarto, según informaron fuentes cercanas a la familia, que también apuntan que el artista se recupera favorablemente de la operación a la que fue sometido. 

Los allegados de Aute, nacido en Manila (Filipinas) en 1943, son optimistas aunque aún guardan mucha cautela respecto al estado de salud del artista.

No se hará público ningún parte médico "por deseo expreso de la familia", dijeron fuentes del Hospital Gregorio Marañón.

A sus 72 años, el compositor, cantante, poeta y director de cine celebró el pasado mes de diciembre su medio siglo en el mundo de la música con un concierto que tuvo lugar en el Auditorio Nacional de México al que acudieron unas 9 mil personas. 

Además, en marzo vio la luz "Sexto Animal" (Espasa), la sexta entrega de las "poemigas" de Aute, un libro con más de 250 poemas y piezas divididas por capítulos que repasan su trayectoria desde su nacimiento, el 13 de septiembre de 1943, hasta horas antes de ese recital con el que conmemoró sus 50 años en la música. 

Aute es un artista polifacético que ya en 1960 llevó a cabo su primera exposición pictórica en Madrid y seis años más tarde sacó a la luz su primer disco.

Los años 70 y 80 del pasado siglo fueron los de mayor repercusión de este artista, en coincidencia con la recuperación de la democracia en España y el auge de los cantautores.

"Al alba", "De alguna manera", "Siento que te estoy perdiendo" o "Una de dos" son algunas de las canciones más famosas de Aute.

 

 

 

Excelsior/Enlace Radial, 09-08-16

ITINERARIO POLÍTICO DE RICARDO ALEMÁN

 

¡El fracaso!

Nadie, con un mínimo de sensatez, podría cuestionar derechos civiles como la manifestación de ideas y la protesta. Son derechos garantizados por la Constitución y derechos naturales.

Sin embargo, con la misma sensatez y a partir del espíritu constitucional podemos colegir que un derecho individual no puede estar por encima del derecho de terceros; no puede aplastar los derechos de la mayoría.

Es decir, según la Constitución, toda manifestación de las ideas —a través de marchas, plantones, bloqueos y mítines— tienen razón de ser —en tanto garantías constitucionales— si y solo si no dañan el derecho de terceros; libre tránsito, comercio, libre albedrio y, sobre todo, libre desplazamiento por calles y autopistas del país.

Y si aún no queda claro, el párrafo primero del artículo 6º constitucional lo aclara. Dice a la letra: "La manifestación de las ideas no será objeto de ninguna inquisición judicial o administrativa, sino en el caso de ataque a la moral, la vida privada o los derechos de terceros, provoque algún delito, o perturbe el orden público...".

¿Qué es lo que todos los días, durante años, realizan la CNTE, el SME, los 400 Pueblos, Antorcha Campesina, organizaciones campesinas que ayer provocaron caos total en la Ciudad de México; qué es lo que hacen todos los días vividores de la protesta —como los defensores de "los 43"—, y los dueños de la industria de la marcha y el plantón?

Lo que hacen —como queda claro—, es violentar el párrafo primero del artículo 6º constitucional. Y es que no solo ejercen su derecho y libertad de manifestar sus ideas, sino que atacan la vida privada de miles de personas al bloquear su movilidad, al impedir que lleguen a sus trabajos, ejercer sus actividades y que viajen por los lugares que les plazca.

Además, cuando la CNTE y otras mafias de la rentable industria de la manifestación, la protesta, el plantón y el bloqueo cierran el paso a una calle, carretera, escuela, avenida, aeropuerto o centro comercial lesionan los derechos de terceros. Y cuando la CNTE cierra una autopista, puerto o aeropuerto y cuando quema camiones o instalaciones privadas y públicas está perturbando el orden público y cometiendo delitos.

Y si las conductas anteriores —todas cometidas por mafiosos de la CNTE y por las llamadas "organizaciones civiles"—, violentan el párrafo primero del artículo 6º constitucional, la pregunta resultante es elemental.

¿Por qué ninguna autoridad respeta y hace respetar el mandato constitucional, violentado cotidianamente por la CNTE y casi todas las organizaciones que se manifiestan? La respuesta todos la conocen.

Porque cuando la policía municipal, estatal o federal no detiene a los infractores que al mismo tiempo se manifiestan, asistimos al fracaso del estado de derecho y al fracaso de la aplicación de la justicia. Cuando una procuraduría estatal o la PGR son omisas ante ataques a la paz pública, daño a instalaciones estratégicas, autopistas, aeropuertos y depósitos de combustible, asistimos al fracaso de la ley. Cuando la Policía Federal es omisa ante manifestantes que extorsionan en casetas de peaje, queman o secuestran camiones de servicio público o privado, asistimos al triunfo de la impunidad y al fracaso de la justicia. Cuando miles de maestros dejan sin escuela a millones de niños cada año en Oaxaca, Chiapas, Guerrero y CdMx y nadie los castiga, vemos el fracaso de la democracia y la victoria del encubrimiento. Cuando los partidos políticos son ciegos y sordos a esas violaciones, son testigos del fracaso del sistema de partidos y cuando la Suprema Corte y sus ministros no entienden el México real, atizan el fracaso del Poder Judicial.

Y cuando a nadie importa el 6º constitucional, vemos el fracaso institucional. ¡El fracaso!

Al tiempo.

 

Milenio Diario/Enlace Radial, 09-08-16

Suscribirse a este canal RSS