Titulares:

ARSENAL DE FRANCISCO GARFIAS

Moreira, “a la defensiva”

“¿Nosotros?, seguimos recorriendo el estado con marchas históricas”, “¿Rubén Moreira?, a la defensiva”, nos dice Guillermo Anaya, excandidato del PAN a la gubernatura de Coahuila.

 

El hombre está convencido de que será el próximo gobernador y que pondrá fin al dominio del PRI en un estado que no conoce la alternancia.

 

Pero también a la pretensión de los Moreira de prolongar a 18 años, a través de Miguel Ángel Riquelme, su control sobre lo que alguna vez Humberto, el primer Moreira que llegó a la gubernatura de la endeudada entidad, presumió como “Cuahuiyork”.

 

Anaya nos mandó, vía WhatsApp, un resumen de la impugnación que interpuso, junto con otros candidatos, por irregularidades cometidas en la elección de gobernador.

 

Son mil hojas, 200 pruebas, 14 agravios. Los más importantes: rebase de topes de campaña en 400 por ciento. Promoción del gobierno en veda. Apertura de paquetes.

 

Pero también que el PREP no coincide con el conteo rápido –que puso por delante al panista—; que cuatro mil funcionarios de casilla fueron suplantados por beneficiarios de programas sociales, y que funcionarios públicos condicionaron los programas.

 

Nada más y nada menos.

 

Más allá de la polémica sobre el Metrobús en Reforma, la avenida más bella que tenemos, Miguel Mancera, abogado de profesión, con master en Barcelona y doctorado en la UNAM, sentó un pésimo precedente al mandar literalmente al diablo a las instituciones.

Irritado por la suspensión de la obra por parte del juez Fernando Silva, el jefe de Gobierno advirtió el miércoles que la obra permanece, aunque lo amenacen por violar suspensiones.

 

“Soy respetuoso de las instituciones, pero todo tiene un límite… si tengo que mover algo, si tengo que quitar algo no me importa, yo tengo que ver por el beneficio de la gente”, dijo.

 

No parecía la declaración de un jefe de Gobierno, sino el discurso de un candidato populista en campaña.

 

Si el jefe de Gobierno cumple con lo que dijo y no pasa nada, ¿para qué queremos entonces el Poder Judicial? Eliminémoslo. Basta con que el gobernante invoque “el beneficio de la gente”.

 

¿Acaso le preguntaron  a la gente si quería el Metrobús en Reforma? Por supuesto que no.

 

Armando Ríos Piter aprendió rápido el oficio de precandidato independiente a la Presidencia de la República. Lo vimos el miércoles en el Senado, donde acudió a dar una rueda de prensa para promocionar la segunda vuelta.

El joven político ya saluda, habla, se mueve, se saca selfies, recoge peticiones, hace citas, abraza a los que se le acercan, que no son pocos, como si fuera candidato.

 

Muchos de los que se le acercaron son jóvenes que ven en El Jaguar algo diferente al político tradicional: el aspirante que va a derrotar al “PRIANPRD” —como él dice— pero también a El Peje.

 

¿Qué ofrece de diferente? Armando nos dice que quiere hacer “política horizontal” y trascender “el culto a la personalidad”.

 

Si bien Jorge Castañeda exageró cuando dijo que se trataba del “Macron mexicano”, el senador guerrerense tiene potencial para crecer. Ya lo verá.

 

Las cosas no le pintan bien a Eva Cadena en la Sección Instructora de la Cámara de Diputados que revisa la procedencia del juicio político contra la llamada #Ladyrecaudadora.

Eva es excandidata de Morena a la alcaldía de Las Choapas, Veracruz, y fue exhibida hasta tres veces en sendos videos en los que, por lo menos en dos, recibía dinero dizque para López Obrador.

 

A Cadena y sus abogados les fueron rechazados ayer dos testimonios y una pericial, porque no cumplían con los requisitos legales, según el diputado priista Ricardo Ramírez Nieto.

 

Les dieron tres días para modificarlos, pero no lo hicieron, precisó su homólogo del PAN, Pablo Piña.

 

Ramírez Nieto adelantó que habrá dictamen del caso el 7 de julio, mientras que Piña dijo que sería votado en San Lázaro a más tardar en la primera quincena de agosto.

 

Un golpe seco le asestó el Tribunal Electoral del Distrito Federal (TEDF) a Martí Batres, presidente de Morena en la Ciudad de México.

Los magistrados revocaron por unanimidad la resolución emitida por la Comisión de Honor y Justicia del partido obradorista que dejó sin derechos políticos a cinco de sus diputados locales.

 

¿Su falta? Haberse abstenido en la votación del Presupuesto 2017 para el Gobierno de la Ciudad de México.

 

Según los integrantes de la Comisión de Morena, eso afectó a cuatro delegaciones gobernadas por ellos. Martí presentó incluso la queja que llevó a la suspensión de los diputados.

 

Ellos son Néstor Núñez, Juan Jesús Briones, Darío Carrasco, Juana María Juárez y Luciano Tlacomulco. Hay que agregar a Aleida Alavez, sólo que ella no impugnó la resolución.

 

Los “castigados” por Martí son cercanos, presuntamente, al jefe delegacional en Cuauhtémoc, Ricardo Monreal Ávila.

 

Así andan las cosas en Morena.

 

Excélsior/Enlace Radial, 16-06-17