TEMPLO MAYOR Reforma

 

A la nomenclatura priista le dieron donde más le duele: en el chapulineo plurinominal que le permitía brincar de un escaño a una curul -y viceversa- sin tener que pasar por las urnas. Y, obviamente, eso hizo que los dinosaurios rugieran.

Ante esto Manlio Fabio Beltrones salió a decir que el candado antichapulines puede ser impugnado legalmente. Según explicó, falta ver si la prohibición para pasar de una plurinominal a otra tiene sustento ¡constitucional!

En el cuartel general del PRI no saben si Beltrones intentó apagar el incendio o si, en realidad, le echó más gasolina. Algunos creen que lo dijo para atemperar los ánimos de quienes quieren mantener el privilegio del chapulines. Y otros sospechan que en realidad quiere echar abajo esa reforma.

Porque una cosa es cierta: Beltrones ha sido beneficiario de ese chapulines al pasar de senador plurinominal a diputado plurinominal, lo mismo que Emilio Gamboa y Carlos Romero Deschamps, en sentido contrario.

 

Por cierto que esta vez la mesa de Estatutos no terminó en desastre como cuando cayó Dulce María Sauri. En Campeche las cosas transcurrieron en relativa calma, pese a las nubes negras. Dicen que en la operación estuvieron varios personajes involucrados como César Camacho y Arturo Zamora. A ver cuánto les duran los buenos modales.

 

Ahora que el ministro Javier Laynez consideró que varios artículos de la Constitución de la Ciudad de México no son compatibles con la Constitución federal, surge una duda: ¿quién los va a corregir?

Porque la Asamblea Constituyente ya se disolvió y la Asamblea Legislativa no tiene facultades para reformar la Constitución local. Tampoco se puede esperar a que, tras la elección de 2018, se instale el nuevo Congreso capitalino, pues justamente uno de los puntos que el ministro señala como inconstitucionales es la proporción de legisladores plurinominales y de mayoría relativa.

A una situación así, en la que no se puede escapar debido a reglas contradictorias, en Estados Unidos le llaman "Catch 22"; acá le decimos paradoja… ¡perdón!, paradoja.

 

¿En qué se parecen Hilario Ramírez "Layín", el nayarita Roberto Sandoval, el chiapaneco Manuel Velasco, el jalisciense Aristóteles Sandoval y el sinaloense Mario López Velarde "Malova"? En que antes presumían por todo lo alto su amistad con Julión Álvarez y hoy solo le cantan "Y si mejor te olvido".

 

 

 

Reforma/Enlace Radial, 11-08-17