ITINERARIO POLÍTICO DE RICARDO ALEMÁN

Peña, el idiota

La siguiente parece una historia de terror, de esas que Carlos Salinas definió como “política ficción”.

Por eso, por un momento imaginen a Enrique Peña metido en un papel que lo haría ver como idiota.

¿Qué pensarían y qué dirían, por ejemplo, si Peña Nieto declara que es momento de “mandar al diablo” las instituciones; si lleva a su gabinete a pillos como Manuel Bartlett, René Bejarano y si decide imponer como aspirantes a jefe o jefa de gobierno de CdMx a Carlos Ímaz o Claudia Sheinbaum?

 

¿Qué pensarían y qué dirían si Peña Nieto defiende a los saqueadores de mercancías —en trenes y autobuses—, si dice que se trata “del pueblo bueno” y del “pueblo hambriento” que hace justicia social por propia mano y que solo busca comida? ¿Qué pensarían y qué dirían si Peña defiende a los grupos criminales que enfrentan a militares, marinos y policías?

 

¿Qué pensarían y qué dirían si Peña vende una candidatura del PRI a los Abarca, de Iguala; si solapa el regreso del pillo Napoleón Gómez Urrutia, si promete candidaturas a gobiernos estatales en disputa, a políticos vinculados con grupos del crimen organizado?

 

¿Qué pensarían y qué dirían si se descubre que Peña solapa a Rocío Nahle, Delfina Gómez, Eva Cadena y otros “recaudadores” que robaron parte de su salario a burócratas para llevar dinero PRI? ¿Qué pensarían y qué dirían si Peña Nieto defiende y aplaude dictaduras como la de Nicolás Maduro en Venezuela, la de los Castro en Cuba y la de Corea del Norte?

 

¿Qué pensarían y qué dirían si Peña Nieto ordenara a uno de sus leales, como John Ackerman, que establecieran vínculos con el gobierno y las mafias rusas, a través de Rusia Today, para que Rusia meta mano en las elecciones mexicanas de 2018? 

 

¿Qué pensarían y qué dirían si Peña Nieto le regala a uno de sus hijos el control del PRI y la designación de candidaturas a toda clase de puestos de elección popular? ¿Qué pensarían y qué dirían si Peña inventa encuestas para designar candidatos a gobernadores, alcaldes, senadores y diputados? ¿Qué pensarían y qué dirían si Peña pregonara que la democracia del PRI es una democracia de tómbola, si los candidatos del PRI fueran designados por el merenguero “cara o cruz”?

 

¿Qué pensarían y qué dirían si Peña Nieto tuviera 30 años de vivir de la política y nunca hubiera pagado impuestos, nunca hubiera transparentado sus ingresos y gastos, si con toda su familia viviera como potentado y dijera que vive de la caridad pública?

 

¿Qué pensarían y que dirían si Peña Nieto hubiera solapado y sobornado a Alberto Anaya, el dueño del PT, por el robo de miles de millones de pesos que ha saqueado en los últimos 20 años, para destruir las instituciones ? ¿Qué pensarían y qué dirían si a pesar de que la autoridad judicial ha probado las pillerías de Anaya, Peña lo defendiera como aliado electoral del PRI?

 

¿Qué pensarían y qué dirían si Peña Nieto destinara dinero de las prerrogativas del PRI, a financiar negocios privados, como las escuelas pato en toda Ciudad de México? ¿Qué pensarían si se probara que las escuelas pato de Peña fueran un fraude y no son reconocidas por la SEP?

 

¿Qué pensarían y qué dirían si el INE detecta que Peña Nieto evadió 26 millones de pesos en impuestos, al manejar de manera discrecional las prerrogativas del PRI? 

 

¿Qué pensarían si Peña se roba todos los spots del PRI, si en los spots de todos los candidatos a puestos de elección popular, Peña Nieto promueve su gobierno, su imagen y popularidad?

 

¿Qué pensarían y qué dirían si en un discurso en la plaza pública, Peña Nieto llama a todos los corruptos de todos los partidos para que apoyen al PRI a cambio de perdonar sus pecados, su pasado y hasta los pecados futuros?

 

¿Qué pensarían y qué dirían si Peña promete a los empresarios que en el próximo gobierno del PRI no habrá persecución y tampoco cacería de brujas para evasores fiscales si hoy esos empresarios apoyan su causa?

 

¿Qué pensarían y qué dirían si Peña hubiese acudido a las elecciones en el Estado de México para encabezar todos los actos de Alfredo del Mazo y para prometer que sería el mejor gobernador?

 

¿Qué pensarían y qué dirían si Peña Nieto defiende a capa y espada la fallida Línea 12 del Metro, si solapara la transa de Marcelo Ebrard, quien antes de ser llevado a juicio por un fraude millonario sería invitado al gobierno de Peña?

 

¿Qué pensarían y qué dirían si Peña Nieto promete el fin de la corrupción, solo porque llegaría a Los Pinos una hermana de la caridad? ¿Qué pensarían si Peña Nieto dice que para sacar petróleo “no se requiere más que un hoyo profundo”?

 

La historia no es ficción, sino realidad.

 

Y todos saben que solo cambia el nombre propio. En la realidad el idiota se llama Andrés. ¿Se atreven a decirle todo lo que pensaron de Peña?

 

Al tiempo.

 

 

 

Milenio Diario/Enlace Radial, 17-11-17