ARSENAL DE FRANCISCO GARFIAS

Kate para la medalla Belisario Domínguez

Kate del Castillo es una de las propuestas para  llevarse la medalla Belisario Domínguez 2017, el máximo galardón que otorga el Senado de la República.

 

El nombre de la controvertida actriz, quien se entrevistó en la clandestinidad con El Chapo Guzmán después de su última fuga, llegó a la Comisión que otorga la medalla entre las 58 propuestas que van a analizarse.

 

Nos dicen que la proponente es María del Rosario Pérez García. La fuente no dio información adicional sobre la institución a la que pertenece, ni de los méritos que le atribuye a la actriz para llevarse el codiciado galardón.

 

La medalla Belisario Domínguez es conferida anualmente, el 7 de octubre, por acuerdo de los senadores y se entrega en presencia del Presidente de la República.

 

Pero desde que se politizó, las fechas de entrega se mueven a ritmo del humor de los senadores.

 

El galardón acabó por convertirse en cuota que se alterna entre el PRI, el PAN y el PRD.

 

El decreto, expedido en 1953 por el entonces presidente Adolfo Ruiz Cortines, establece que se entregará a mexicanas y mexicanos que se hayan distinguido por su ciencia y su virtud en grado eminente.

 

Cualquier ciudadano o institución puede postular las candidaturas.

 

Otras propuestas que analizará el Senado son: Carlos Slim, empresario; Lorenzo Servitje, empresario; la maestra Ifigenia Martínez, cofundadora del PRD; José Woldenberg, expresidente del IFE.

 

Pero también Kena Moreno, pionera de las revistas femeninas en México; Julieta Fierro, científica; Julia Carabias, bióloga, José Sarukhán, exrector de la UNAM; el ingeniero Kobeh, entre otros.

 

Entre los galardonados con la medalla en años anteriores están Gonzalo Rivas, héroe de Chilpancingo, los empresarios Alberto Bailléres; Gilberto Borja; el periodista Miguel Ángel Granados Chapa; el ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas, don Luis H. Álvarez; Carlos Castillo Peraza y Javier Barros Sierra.

 

“Un paso adelante para dar dos atrás”, solía decir Lenin.  Esa parece ser la filosofía de los senadores.

Ayer eliminaron de la convocatoria un requisito que ellos mismos aprobaron en la Junta de Coordinación Política de la Cámara alta y que parecía abonar a la autonomía de la Fiscalía Electoral para la Atención de Delitos Electorales (Fepade).

 

Ese requisito viene contenido en el numeral seis de la convocatoria. Exigía a los aspirantes a la Fepade no haber ejercido ningún cargo de dirigencia partidista a nivel nacional, estatal o federal.

 

Pero también no haber sido candidatos a algún cargo de elección popular en los seis años anteriores.

 

La paradoja es que los que ayer alegaban que el depuesto fiscal Santiago Nieto estaba imposibilitado a seguir en la Fepade porque podría ejercer represalias contra senadores que votaran su remoción, son los mismos que calificaron de “inconstitucional” el numeral seis de la convocatoria porque, aseguran, restringe derechos de los militantes.

 

A propuesta del senador “independiente” Manuel Cárdenas, priistas, verdes y “rebeldes” del PAN quitaron del texto esa prohibición, por 64 votos a favor y 33 en contra.

 

Hubo una abstención, de la expanista Luisa María Calderón.

 

En defensa de la eliminación del numeral seis salió, entre otros, el “rebelde” panista Roberto Gil:

 

“Lo que estamos haciendo aquí es que cualquier persona tenga la posibilidad de competir en el proceso. Eso no implica que el Senado nombre a una persona que no garantice los principios de imparcialidad y objetividad”, aseguró el panista.

 

Y más: “En el fondo está la intención de viciar el procedimiento del fiscal especializado en Delitos Electorales para que lleguemos al proceso electoral sin titular de esa institución.

 

El debate en Twitter estuvo más ácido. En un tono por demás rasposo, el panista Javier Lozano calificó de “panzón ignorante” a Miguel Barbosa, del bloque PT-Morena, por acusar al PRI y al PAN de negociar “fiscales a modo”.

“Este panzón ignorante no entiende que no se pueden fijar requisitos en una convocatoria de acuerdo a intereses”, subrayó.

 

“El cambio no significará venganza, pero sí justicia”, escribió ayer Andrés Manuel López Obrador en su cuenta de Twitter, después de visitar Nacozari, Moctezuma y Ures, en Sonora.

“En esta región domina el Grupo México (de Germán Larrea). Los gobernantes, como en el porfiriato, están bajo sus órdenes.

 

“Esta minera contaminó impunemente el río Sonora. Pisotea los derechos laborales”, puntualizó el moreno.

 

El pasado 11 de noviembre pusimos en la lista de posibles candidatos a diputados y senadores a Roberto Campa, subsecretario de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación.

Nos escribió para agradecer la mención, pero aclaró: “No tengo interés, ni aceptaré participar en actividad electoral alguna. No tengo militancia partidista desde que renuncié al PRI hace 12 años”.

 

 

Excélsior/Enlace Radial, 17-11-17