Desecha la Sección Instructora pruebas ofrecidas por Eva Cadena

Por Miguel Gaytán, Enlace Radial, 15 de junio del 2017.

Al continuar con el proceso de Juicio de Procedencia contra la diputada local de Veracruz, Eva Cadena, el presidente de la Sección Instructora de la Cámara de Diputados, Ricardo Ramírez Nieto, informó que durante la sesión de este jueves se acordó admitir y desechar las pruebas presentadas por la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (FEPADE), así como de la defensa de la legisladora.

Al concluir la reunión de la Sección Instructora, el diputado federal del PRI explicó que el proceso culminará de acuerdo con el cronograma previsto, y reiteró que el 6 o 7 de julio próximo tendrán listo el dictamen.

Explicó que los integrantes de la Sección Instructora estuvieron de acuerdo en las pruebas testimoniales y periciales presentadas por la defensa de Eva Cadena, fueron desechadas, debido a que fueron mal planteadas, al no cumplir con los requisitos legales para su admisión.

El diputado por el estado de Guanajuato dijo que en tanto las pruebas documentales y periciales que ofreció la FEPADE, fueron aceptadas por haber sido correctamente ofrecidas, además que los peritajes fueron formalmente realizados, tal y como lo señala el Código Nacional de Procedimientos Penales, que es el supletorio en la materia de desafuero.

El legislador por el estado de Guanajuato señaló que las pruebas en mención ofrecidas por la FEPADE son las relativas a las conversaciones que se advierten de los videos en los que aparece la diputada Eva Cadena recibiendo dinero en efectivo, presuntamente para entregarlo al dirigente nacional de Morena.

Con respecto a las pruebas presentadas por Cadena, las cuales fueron desechadas, sostuvo que la pericial era relativo al análisis de los videos en los que aparece recibiendo el dinero, además de una prueba testimonial en la cual la Sección Instructora le hizo previamente un requerimiento para que informara a ese órgano lo que quería probar y la apercibieron que, en caso de no hacer ninguna manifestación, como fue el caso, era obvio que no tendría interés en desahogarla.