Titulares:

Viñedos de San Miguel Allende, destinos preferidos para contraer nupcias

 

Por Ashlei Espinoza Rodríguez. Enviada

San Miguel de Allende, Gto., 6 Jun (Notimex).- Rodeados de miles de plantas de la vid y cobijados por espectaculares atardeceres, cientos de parejas de enamorados han encontrado en los viñedos y en las calles de San Miguel de Allende, los lugares ideales para celebrar el día de su boda.

Vivir una boda en un viñedo, es una experiencia única. El olor a campo impregna el olfato de la hermosa novia, quien con alegría y lágrimas en los ojos, camina lentamente por el pasillo, que en plena floración, le hacen cientos de plantas de la vid.

Esperando por ella al final del trayecto, el novio la observa fijamente con una enorme sonrisa, mientras sostiene en su mano, una copa de vino tinto.

Por su parte, los invitados disfrutan admirados la escena que se desarrolla bajo una bohemia puesta de sol que pinta de color dorado, los campos de la vid. Ya lo decía el poeta Dante Alighieri, “el vino siembra poesía en los corazones”.

En entrevista con Notimex, Guillermo González, gerente del Consejo Turístico de San Miguel de Allende, nombrada en el 2016 como la mejor ciudad de América Latina y la tercera a nivel mundial, detalló que estos eventos sociales se han convertido en el principal producto turístico que ofrece la región.

Explicó que tan solo el año pasado recibieron más de 600 bodas que se realizaron en diferentes espacios del lugar, donde un gran número de ellas se llevó a cabo en alguno de los siete viñedos con los que cuenta la región, tal es el caso de la Bodega Dos Búhos.

“Es nuestro producto principal, el año pasado tuvimos 600 bodas, es decir tenemos seis o siete bodas cada fin de semana y lo que los hace únicas es que son bodas de tres días”, dijo.

Esta particularidad, mencionó, inicia el día viernes cuando las parejas y sus invitados realizan las tradicionales callejoneadas con estudiantina o mariachi, acompañadas de las mojigangas, muñecos gigantes de cartón.

Para no romper con la costumbre, durante este recorrido no puede faltar una copa de vino o un caballito de mezcal en la mano de todos los presentes.

“El sábado la boda se realiza en algunos de los templos que hay en San Miguel de Allende como la parroquia de San Miguel Arcángel y el banquete puede ser en alguno de los edificios emblemáticos o en alguna de las haciendas donde se encuentran precisamente los viñedos”, aseveró Guillermo González.

En cuanto a los costos de realización del evento que pueden ir de 40 mil a 100 mil pesos, detalló que estos van a variar dependiendo de lo que ofrece cada viñedo, o bien el promotor turístico.

Después de la romántica ceremonia, los ahora esposos posan para las tradicionales fotos de boda, donde los viñedos de San Miguel De Allende lucen esplendorosos y listos para lo que será una noche con olor y sabor a vino tinto.